Colectiva Blancas Construcciones - alguien las escucha

Desde la Mirada del Otro

“Quien se dedique a esta búsqueda deberá esperar gran vejación del espíritu. Con frecuencia tendrá que cambiar su curso con los nuevos hechos que vaya descubriendo…el Diablo hará todo lo posible para frustrar su trabajo mediante alguno de estos tres sorprendentes conjuntos, ellos son, nominalmente, La Prisa, La Frustración y El Engaño”.
La Alquimia es la metáfora antigua y medieval para la comprensión del Proceso de Individuación, aquel mediante el cual llegamos a ser quienes somos en interacción creativa, responsable y autónoma con el otro y el ambiente. Ella es, al mismo tiempo, la madre de la psicología profunda, es decir, aquella que cree en los motivos y los procesos inconscientes del desarrollo y crecimiento del alma.
La alquimia inferior creía en la transformación de los metales en oro, Los maestros decían “Aurum Nostrum non est Aurum Vulgi” (Nuestro Oro no es oro del vulgo) y, añadimos, “Nuestro Oro es el del Desarrollo y la Purificación Psíquica.”
Ellos, los alquimistas, llevaban a cabo su “Opus” en la soledad de su laboratorio. No compartían su Obra o sólo lo hacían con otros iniciados en el recipiente hermético. La escribían en lenguaje críptico, metafórico, ocultando sus descubrimientos y evitando que los gases que se producían en las entrañas del “Vas Hermeticum” los contaminaran. En el proceso, obra y alquimista, son modificados, de igual forma, en cantidad y en calidad, por tanto la experiencia, personal e íntima, es intransmisible.
El Otro, quien observa, es un intruso, modifica y es modificado en la medida en la cual se involucra en la contemplación del proceso, es decir, en la medida en la cual lo hace propio.
Toda labor artística, creación o búsqueda, es individual, íntima; es un diálogo entre la obra, quien la crea y quien la observa. El ojo del observador la hace propia y en ella habla, calla o se arroba.
Auxi Scarano, mujer, psicólogo, psicoanalista y alquimista; nos presenta su obra, esta, al ser mostrada, ya no le pertenecerá y si lo hará. Es de ella y del ojo y la penetración del Otro.
La analista propuso el proyecto, TRESy3 convocó y así acudieron los fotógrafos, artistas curiosos, interesados y distraídos; vinieron libres de prejuicios y llenos de buena voluntad. Les atrajo el tema, no sabían que esperar, de su asombro surgió un compuesto diferente y singular.
En el encuentro el observador dejó de serlo: emoción, encuadre, arte, ojo y mirada se hicieron urdimbre en lo captado.
La imagen repetirá su hechizo en quien la observe.

Gonzalo Himiob Almándoz
Caracas 5 de mayo del 2014.


Diseñado y hospedado por www.caracasmultimedia.com     © 2012 Tresy3. Todos los derechos reservados.


Galería
Inicio       Galería       Tienda         Actividades       Café       Talleres       Servicios       Contacto